ESG

¿Qué son los factores ESG?

ESG (siglas en inglés de Environmental, Social and Governance) son una serie de factores ambientales, sociales y de gobernanza para evaluar a las empresas y los países en función de su grado de avance en materia de sostenibilidad. Una vez que se han adquirido suficientes datos sobre estas tres métricas, pueden integrarse en el proceso de inversión a la hora de decidir qué acciones o bonos comprar.

Si los desglosamos letra por letra, cada factor tiene su significado y función propia:

  • Factores E, o factores del medio ambiente:
    • Los factores medioambientales incluyen la contribución de una empresa o gobierno al cambio climático a través de las emisiones de gases de efecto invernadero, junto con la gestión de residuos y la eficiencia energética. Dados los renovados esfuerzos para combatir el calentamiento global, la reducción de las emisiones y la descarbonización son cada vez más importantes.
  • Factores S, o factores sociales:
    • Estos factores son los que engloban todo tipo de derecho humano, normativas laborales en lo que supone la cadena de suministros, cuestiones del día a día en el cumplimiento de las normas de seguridad y en esencia cualquier normativa de protección tanto para las personas como para la salud colectiva.
  • Factores G, o factores de gobernanza:
    • Aquí se incluyen todo tipo de normas que definan las responsabilidad y lo que se espera de las diferentes partes interesadas en el funcionamiento de la empresa. Para ser concretos, una buena organización corporativa puede usarse para alinear o equilibrar los intereses entre las distintas partes interesadas y que, a su vez, sirve como una poderosa herramienta para apoyar la estrategia a largo plazo de una empresa. 

¿En qué benefician las ESG a las empresas que estén comprometidas con está iniciativa?

En esencia, para entender el concepto de los criterios ESG, debemos entenderlo desde un punto de vista pragmático. Resulta mucho más sencillo para las empresas el simple hecho de que si se crea un valor añadido (en este caso un valor añadido relacionado con la sostenibilidad) a todas las partes interesadas de la misma, como los trabajadores, los proveedores o los clientes, es mucho más probable que esto genere muy buenos resultados económicos de éxito.

Es más, los ESG lo que hacen es poner al servicio de la sociedad en su conjunto este valor añadido que presentan las empresas comprometidas. Es bueno tener este tipo de tendencias futuras, pues representan el cambio transformador que habrá en la sociedad y en la economía y que será determinante para la perpetuidad de la empresa.