7 consejos para trabajar desde casa

Descubre esta serie de consejos para hacer del teletrabajo una modalidad más organizada, fácil y productiva.

¡Te ayudamos!

1. Establece un horario de trabajo

Piensa de antemano el horario laboral que vayas a seguir y trata de mantenerlo. No pasa nada si un día lo cambias un poco, pero es una manera de mantener una disciplina y, además, tus compañeros/as sabrán cuando pueden contactarte sin molestarte cuando no estés trabajando.

Además, esto se servirá para no perder la noción del tiempo y tener claro cuál es tu hora de inicio y de fin de la jornada laboral.

2. Di adiós al pijama

Cambiarse de ropa es una manera para saber diferenciar entre el tiempo de trabajo y el de ocio. No trabajes en pijama y opta por vestirte, aunque sea con ropas más cómodas que las del día a día en la oficina.

Vestirse para trabajar, además, ayuda a tener una percepción más profesional acerca de la actividad laboral y aumenta la productividad. Así que lo mejor es quitarse la pereza y cambiarse de ropa cada día antes de empezar a trabajar.

3. Crea un espacio laboral

Es importante separar el espacio de convivencia familiar del espacio de trabajo. Indica a tu familia cuál va a ser ese espacio que has elegido para el teletrabajo, para que mientras estés trabajando no te interrumpan y puedas estar concentrado/a. Escoge la silla y mesa más cómodas que tengas, porque vas a pasar muchas horas en ellas y es importante que cumplan unas condiciones ergonómicas mínimas.

Es una oportunidad para trabajar en el espacio que más te guste de la casa, así que tú decides. Piensa bien dónde vas a querer trabajar y una vez definas un lugar, trata de mantenerlo.

4. Para un poco

Ahora no es tan fácil como en la oficina encontrar alguien con quien tomar un café, porque no se puede salir a la calle a por él, así que tú mismo/a eres el/la responsable de tus pausas y de encontrar esa forma de desconectar por un rato.

No es muy recomendable hacer los descansos mientras se esté realizando una misma tarea, sino que lo mejor es, una vez terminada una cosa, hacer la pausa para después pasar mejor a la próxima tarea con la energía renovada.

5. Mantén el contacto con tus compañeros/as

No pierdas el hábito de hablar a tus compañeros/as si necesitas ayuda o si quieres comentar alguna cosa. Familiarízate con las herramientas de comunicación que utilice la empresa y sigue comunicándote con ellos/as siempre que lo desees.

¡Recuerda que siguen ahí y que, a pesar de la distancia, seguís formando parte de un mismo equipo!

6. Lleva una vida saludable

¡Cuidado! Arrasar con la despensa no es tan buena idea como puede parecer.

No olvides que la alimentación es la gasolina para tu cuerpo, y este necesita estar bien cuidado para rendir al máximo. Por eso es importante que mientras estés teletrabajando cuides tu alimentación y evites comer snacks continuamente. 

aislamiento puede llevar al sedentarismo y eso no es nada bueno ni para el cuerpo ni para la mente. Por eso es importante marcar unas rutinas de ejercicio diarias, que aumentarán tu nivel de energía y este se reflejará en todos los aspectos de tu día a día, tanto en el laboral como en el familiar.

7. No pierdas la motivación

Teletrabajar puede suponer, a veces, perder la perspectiva de lo que uno/a está haciendo hasta el punto de llegar a sentir una gran desmotivación. Para evitar que esto pase, es importante tener siempre en mente el trabajo que tienes y el porqué trabajas en lo que trabajas. ¡Encuentra sentido a tus acciones!

Recuerda que esas mismas motivaciones que encontrabas en tu trabajo al acudir día a día a la oficina son las mismas, en condiciones laborales distintas, que las que se deberían tener al trabajar desde casa. 

¡Ánimo!