Declaración de Río (1992)

¿Qué es la Declaración de Río?

La Declaración de Río de 1992, o también conocida como la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, fue el resultado de la Cumbre de Río de Janeiro, a su vez basada en la anterior declaración que se celebró en 1972 en Estocolmo sobre el desarrollo sostenible de las naciones. 

Trata de impulsar una nueva forma de cooperación entre las administraciones estatales, los sectores económicos y las personas. Se declararon 27 principios, como la responsabilidad de los estados para impulsar leyes sobre el medio ambiente o la protección de los recursos naturales.

¿Qué objetivos tiene la Declaración?

Yendo más en detalle, la Declaración de Río habla sobre una serie de principios basados en el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Asegurar el derecho de los humanos a tener una vida saludable y productiva, y que esté en armonía con la naturaleza
  • Los Estados tienen derecho soberano para aprovechar sus propios recursos e implementar sus propias políticas ambientales de desarrollo sostenible.
  • Que la protección del medio ambiente se convierta en el pilar fundamental de ese mismo proceso desarrollo
  • Otorgar a los países en vías de desarrollo un lugar de prioridad y la capacidad de atender sus necesidades especiales.
  • La cooperación entre Estados para poder proteger, conservar y mejorar la salud de los ecosistemas del planeta.
  • Aumentar los esfuerzos a nivel científico mediante el intercambio de información, profesionales y mejoras tecnológicas para una mayor cooperación entre países y así mejorar sus resultados.
  • El establecimiento de un sistema económico a nivel internacional que sea abierto y favorable al crecimiento sostenible de todos los países. 
  • La notificación entre estados de desastres naturales y situaciones de emergencia para poder evitar futuros daños y estrechar los lazos de apoyo humanitario.