Consumo responsable

¿Qué es el consumo responsable?

Lo que entendemos por consumo responsable es la actitud que tenemos como consumidores a la hora de escoger un servicio o consumir algún producto cuando tenemos en cuenta las diversas consideraciones éticas y medioambientales a la hora de tomar esa decisión. Entre otras cosas, el consumo responsable puede influenciar tanto a personas como a empresas para que sean más socialmente responsables.

Con los desafíos que suponen los fenómenos como el calentamiento global o el exceso de emisiones contaminantes, es cada vez más importante que conceptos como el consumo responsable sean conocidos e implementados en nuestro día a día.  Es gracias a acciones individuales como estas las que ayudan a diario nuestros esfuerzos no solo con los grandes pactos internacionales, sino con la creación de una sociedad más responsable e íntegra. 

¿Por qué nos beneficia el consumo responsable?

Aunque a primera vista las ventajas del consumo responsable puedan parecer más o menos obvias, es importante remarcar el contexto que rodea la necesidad de la implementación del consumo responsable. 

Vivimos en una sociedad que está marcada, entre otras cosas, por unos niveles de consumo muy altos. En ocasiones, nuestros índices de consumismo se elevan al consumismo masivo. Y aunque ha sido nuestro sistema económico el que nos ha traído muchísima riqueza y prosperidad, también nos ha permitido generar mucha más contaminación de la que deberíamos emitir.

En esencia, el concepto más importante de todo lo que se está haciendo en nombre de la sostenibilidad, es el de la responsabilidad. Mucho se puede conseguir y mucho se ha conseguido ya gracias a la importancia que tiene el sentido de la responsabilidad en todos los aspectos de nuestra vida.

Es por ello que, tanto empresas como gobiernos y también nosotros como individuos, nos interesa especialmente el consumo responsable. 

Aspectos claves del consumo responsable

Existen un número de aspectos muy claves a la hora de identificar cuáles son los beneficios y ventajas del consumo responsable. No puede considerarse cualquier tipo de consumo responsable si no cumple con ciertos requisitos. 

El consumo responsable se caracteriza porque, por encima de todo, es sostenible y basado en el concepto de la responsabilidad. Lo que se consigue es reducir el consumo excesivo (y normalmente innecesario) que pueda llegar a producirse. Esto facilita la calidad de vida de los ecosistemas, ya que al generar menos residuos, la huella contaminante es menor. 

También se caracteriza por ser un consumo basado en valores éticos que determinan no solo nuestras acciones sino como y por que las hacemos de esta manera concreta. Estos valores pueden ser los valores de la responsabilidad individual, el ahorro o el respeto hacia el medio ambiente. 

Es además saludable y justo a nivel social, ya que en el primer caso, ayuda a mejorar la salud de las personas al mantener más limpio el ambiente en el que viven, y en el segundo caso, es justo porque se basa en los principios de igualdad entre todas las personas, independientemente de su nivel social o económico. 

El consumo responsable es muy importante porque tiene una función de concienciación social. Es decir, que es vital a la hora de determinar cuáles han sido las condiciones ecológicas y que medidas sostenibles se han realizado para la elaboración de un producto y/o servicio. 

Y por encima de todo, el consumo responsable es una acción pensada, consciente. Lo que quiere decir esto es que, al primar las consideraciones éticas, el individuo o la organización hace el esfuerzo concreto y libre de tomar esa decisión concreta, siendo consciente de las consecuencias, en lugar de simplemente no preocuparse en absoluto.