Cambio Climático

¿Qué es el cambio climático?

El cambio climático engloba todos los cambios que se producen en los ecosistemas del mundo y sus patrones climáticos a lo largo de un periodo muy largo de tiempo. Al menos, de forma natural. Porque, el cambio climático a diferencia del calentamiento global, sí que puede ser un fenómeno natural, que explicaremos más adelante con más detalle. 

Por poner un ejemplo de cambio climático, las sucesivas edades de hielo que se han producido en la Tierra en los últimos cientos de miles de años son un buen ejemplo de cambio climático natural. 

¿Cómo se produce el cambio climático?

Como cuando nos referimos a cambios climáticos nos referimos principalmente a los cambios climáticos provocados por la actividad humana, este se produce por las elevadas emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación que se produce en general por la quema de combustibles. 

No son los únicos factores que propician el cambio climático artificial, pero es por acción humana, que por falta de conocimiento o limitaciones, que se ha acelerado de forma considerable ciertos efectos medioambientales que han dado paso a las primeras señales de cambio climático. 

¿Cual es la diferencia entre el cambio climático natural y el cambio climático artificial?

Antes de explicar las diferencias entre los dos tipos de cambio climático, primero debemos entender bien que el cambio climático no es necesariamente malo o perjudicial. Es decir, que el cambio climático en sí, especialmente el que es natural, es un fenómeno de la naturaleza que se produce de forma cíclica con el paso de los milenios.

Las temperaturas suben y bajan de forma natural y los ecosistemas mueren y nacen también de forma natural, con su correspondiente flora y fauna, sobreviviendo algunas especies y extinguiéndose otras.

Es importante remarcarlo, porque normalmente cuando se habla de cambio climático, se suele pensar de forma negativa. Aunque puede serlo, no siempre lo es y debemos entender sus posibles orígenes. 

Existe una diferencia importante entre el cambio climático natural y el cambio climático artificial. La diferencia radica en que el cambio climático natural es muchísimo más lento, pues tarda cientos de miles de años o incluso millones de años en hacerse. Se trata de un proceso natural progresivo e inexorable.

El cambio climático artificial es un proceso acelerado, causado directamente por la acción humana. Las emisiones de gases (particularmente metano y dióxido de carbono) que se producen por nuestras actividades, ya sean de grandes fábricas industriales o el encendido de las luces en nuestras casas, son las principales causas de la aceleración del cambio climático.

¿Qué podemos hacer para frenar el cambio climático?

Aunque se trata de un proceso bastante complejo que nos afecta a todos y que no puede solucionarse en poco tiempo, sí que hay muchas cosas que podemos hacer para frenar los efectos del cambio climático.

Una de nuestras principales guías que nos puede ayudar a tomar decisiones es uno de los acuerdos internacionales más importantes: el Acuerdo de París. Con el objetivo de reducir la temperatura global en 2ºC, el Acuerdo insta a las naciones a tomar acciones para conseguir ese objetivo.

Una de esas acciones cae en los hombros de las empresas, uno de los principales responsables de la contaminación. Al ser claves en el proceso de frenado, las empresas debemos tomar medidas como planes de movilidad, la búsqueda de fuentes de energía renovables, el uso de materiales sostenibles y muchas otras decisiones que tengan un impacto positivo. 

Llevar a cabo estas iniciativas beneficia tanto a la empresa como al medio ambiente. Cuando una empresa está comprometida con difíciles retos como la limitación de los efectos del cambio climático, mejora su imagen, pues demuestra que realmente le importa sus empleados, su comunidad y su sociedad en general.