Aumenta la financiación para empresas sostenibles

La preocupación por el cambio climático crece, y lo hace en todos los sectores y en todas las economías. Por eso es de entender que las entidades financieras, los/as inversores/as y las agencias de calificación apuesten también por guiar su actividad hacia la sostenibilidad y cuidado del medio ambiente.

La financiación verde está en auge

Los llamados bonos verdes han llegado para quedarse. Se trata de cualquier tipo de bono cuyos fondos se destinan exclusivamente a financiar o refinanciar, en parte o en su totalidad, proyectos verdes que tengan como fin proteger y conservar el medio ambiente. 

Estos bonos verdes deben estar alineados con los llamados Green Bond Principles, los cuales tienen como objetivo permitir y desarrollar el papel clave que los mercados de deuda pueden desempeñar en la financiación de proyectos que contribuyan a la sostenibilidad ambiental (GBP, 2018). Entre los proyectos que financian se encuentran los relacionados con la prevención y control de la contaminación. 

Si comparamos el volumen de estos bonos con el total de la deuda emitida, veremos que todavía es bajo, como demuestran los datos presentados por Société Générale, siendo de un 11,5% del total de la deuda. Aún así, cada vez más inversores/as y entidades financieras están apostando por ello, como es el caso de Grenergy Renovables, que el año pasado registraba su primer programa de bonos verdes del Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) con un importe máximo de 50 millones de euros. 

A su vez, tanto los mercados de capitales como los financieros apuestan cada vez más por inversiones que se basen en buenas prácticas, transparentes y que respeten las pautas de desarrollo sostenible acordadas en la ONU, fomentando el desarrollo de cualquier proyecto relacionado con la sostenibilidad.

Ejemplo de ello son las entidades de crédito como CaixaBank, que a día de hoy presenta una amplia gama de préstamos, créditos y bonos especiales para financiar proyectos sostenibles con el fin de impulsar el negocio verde. El Banco Santander, por su parte, también se une a la apuesta por la financiación verde, mostrando apoyo a sus clientes para que la transición hacia una economía más sostenible sea posible.

Bonos al alcance de todo tipo de empresas

Ya no se trata de un mercado del que solo las grandes empresas pueden beneficiarse, sino que este tipo de financiación está dirigida a su vez a empresas con tamaños menores, con fines de sostenibilidad tanto a corto como a largo plazo. 

Cada vez son más las entidades de crédito que evalúan las políticas corporativas y sus criterios de sostenibilidad, por lo que el punto de mira está en la tendencia de una empresa hacia ser una más sostenible, más que el tamaño de la misma. 

Proyectos como el de anfibium para gestionar la movilidad sostenible empresarial está, por lo tanto, al alcance de todo tipo de empresas. El momento perfecto para implementar nuestro software es ahora. El futuro es verde y anfibium apuesta por ello. Las entidades financieras también.